Cinco tácticas para aplicar una metodología de Agile Marketing

 

Generar ingresos siempre es complejo pero el Agile Marketing, como metodología para responder de forma más rápida a los cambios, puede ayudarte a incrementar las ventas. Pero, el Agile marketing no trata de velocidad sino de saber tomar decisiones oportunamente.

Antes de la aplicación de una metodología de innovación, los equipos de marketing suelen ser un caos, muchas campañas en simultáneo, muchas prioridades, demasiadas instrucciones cruzadas, muchos “expertos”. Si te suena familiar, estas cinco tácticas del Agile Marketing te va a resultar útiles.

1. Empoderar a los equipos

La planificación de las campañas implica compromisos de tiempo que suelen asumir en base a estimaciones de cuánto puede tardar una tarea y luego pones el peso de ese deadline sobre el equipo generando presión innecesaria cuando puedes dejar en sus manos las estimaciones.

Confiar en los equipos, que ellos decidan qué se puede hacer, en cuánto tiempo y cuándo puede ser entregado los hace comprometerse con las entregas. Ellos, como nadie, conocen el proyecto, la campaña, las tareas y los otros pendientes en los que están trabajando.

Te sorprenderá comprobar que esta práctica delegatoria tiene un efecto muy positivo en la moral y en el cumplimiento de las metas ya que las hacen suyas, les devuelve la confianza y entienden la importancia de la responsabilidad que están asumiendo.

el-agile-marketing-no-trata-de-velocidad-444269305

 

2. Co-crear las responsabilidades

Parte de la filosofía colaborativa del Agile Marketing implica la definición conjunta de las prioridades entre los jefes y los trabajadores. Si bien la visión global de los CMO´s, CEO´s, o Gerentes, sobre las prioridades de la compañía se mantiene, la intención es ampliar el espectro para tomar mejores decisiones.   

El objetivo de esta integración es conocer cuáles son los proyectos más importantes del mes, que se puede postergar y qué puede que no se llegue a hacer nunca. Todo con el fin de desarrollar la habilidad de mover las tareas en función del constante cambio de prioridades que implica un negocio hoy en día.

Al tomar la difícil decisión de qué va en el tope de la lista procura empezar con aquellas tareas que tomarán menos tiempo, pero tendrán un mayor impacto. Esto te garantiza empezar a obtener resultados que te ayudarán a tomar nuevas decisiones.

el-agile-marketing-no-trata-de-velocidad-349516004

3. Cambiar las prioridades usando un método

Los constantes cambios de dirección y prioridades de forma desordenada se ve reflejado en resultados pobres que, a la larga, generan desmotivación en los equipos. La sensación de desorden, confusión, esfuerzos malgastados y comienzos infructuosos se cura con método.

El Agile Marketing propone una metodología en la cual, las personas con el poder para cambiar de rumbo y empezar todo de cero, tengan la responsabilidad de sacar provecho de cualquier trabajo que ya esté en proceso, sin desechar lo logrado hasta ahora para que el cambio sea realmente ágil.

Esto se logra a través de la integración de los equipos, las conversaciones sobre priorización y el entendimiento de que cada cambio de rumbo en las acciones de marketing tiene un impacto que debe ser previsto antes de proceder. Cambiar está bien, hacerlo ágil es parte de la premisa, pero hay que cambiar con método.

el-agile-marketing-no-trata-de-velocidad-662834356

4. Considerar los presupuestos

Los presupuestos, ese dolor de cabeza. Los equipos de marketing están convencidos de que pudieran hacer más si tuvieran más recursos lo cual es cierto, sin embargo, la realidad es que hay que lograr los mejores resultados posibles con los recursos disponibles.

El Agile Marketing propone usar el presupuesto como una guía y no como una limitación. Por ejemplo, empezar por los proyectos más grandes puede drenar buena parte de tu presupuesto y tendrás que esperar más tiempo para obtener resultados y retorno.

Mientras que, si empiezas con el trabajo que genera más impacto al menor costo, como la implementación de tácticas sencillas de conversión, empezarás a obtener resultados en el corto plazo lo cual se traducirá muy pronto en nuevos recursos disponibles. Este es un acercamiento más inteligente.

el-agile-marketing-no-trata-de-velocidad-575353906

5. Guíate por los resultados

En el marketing tradicional, la voz cantante la llevan los CEO´s o quienes ostentan los títulos más prominentes. Hoy en día las pautas las marcan los resultados. Toda la data que tenemos a nuestra disposición es la que debe guiar las decisiones por encima de opiniones o percepciones.

Cuando las metas de marketing y ventas están correctamente trazadas, sabrás cuáles son las acciones que te conducen más cerca de la meta en función del propio desempeño de esas tácticas, de sus resultados. Tomar decisiones con base en los datos es una forma de manejar el caos de los departamentos.

La priorización, la asignación de recursos y los compromisos serán materia de discusión a la luz de lo que está resultando o no, con los datos en la mano. Recuerda, hablar de hechos y no de percepciones siempre resulta útil para minimizar los conflictos.

sel-agile-marketing-no-trata-de-velocidad-556463536

Ahora, estas tácticas de Agile Marketing toman tiempo. Es poco probable que tus equipos de Marketing y Ventas se sientan a gusto de entrada. Como todo cambio seguro generará resistencia, pero como líder te tocará la tarea de educar, tener paciencia, ser consecuente y comprometerte con el nuevo método.

Para lograrlo, la clave está en no perder de vista el objetivo: lograr un equipo ágil, que responda a los cambios sobre la marcha, que supere el riesgo de estancarse y que sepa manejar el caos. Como ves, nada de esto tiene que ver con velocidad, sino con las personas y sus procesos.

Si deseas conocer más tácticas y cómo eliminar los cuellos de botellas para aumentar tus ingresos, te invito a descargar nuestra "Guía Smarketing: ¿Cómo alinear Marketing y Ventas para maximizar el ROI de tu negocio?   

New call-to-action

 

 

Eduardo Eneque
Escrito por
Eduardo Eneque
Hola, soy Eduardo, el CEO y CoFundador de Impulse, la agencia de Inbound Marketing que combina personas, procesos y tecnología para ayudarte a que tus clientes ideales te encuentren en Internet y convertirlos en clientes. Eduardo es Consultor en Negocios Digitales en WSI y Consultor en Inbound Marketing. En el pasado, Eduardo ha sido Director General de Chuck E. Cheese's, Gerente Comercial de Platanitos Boutique y Gerente de Unidad de Negocios en Plaza Vea y Falabella.